jueves, 17 de diciembre de 2009

Las Edades del Hambre





La Gaceta de Salamanca
(Provincia)


Béjar 17 de diciembre de 2009



Parados los trámites para que Béjar sea sede de "Las Edades del Hombre"
El Ayuntamiento cree que no tiene opciones por pertenecer a la Diócesis de Plasencia El Plan del Oeste incluía el compromiso del Gobierno de optar a la sede Se han cedido obras para otras ediciones


La exposición de arte religioso conocida como "Las Edades del Hombre" se alejan de la ciudad de Béjar por pertenecer a la Diócesis de Plasencia y, por tanto, no estar adscrita a ningún de los once obispados que existen en Castilla y León.


La celebración de esta muestra fue una de las promesas recogidas por el PSOE en la campaña electoral del año 2004 dentro del controvertido Plan del Oeste y que el ex ministro Jesús Caldera anunció a bombo y platillo en su ciudad natal, Béjar.


Según explicó ayer el alcalde, Cipriano González, "no tenemos nuevas informaciones al respecto", dijo en alusión a los trámites iniciados por mediación del subdelegado del Gobierno, Jesús Málaga, cuando se planteó la posibilidad de que Béjar acogiera esa exposición hace varios años. De todos modos, González confirmó que no se han dado nuevos pasos porque "se nos dijo que no sería factible por no pertenecer a ningún obispado de Castilla y León. Hicimos los contactos previos pero no tenemos información", concluyó.


En cualquier caso, las parroquias de la ciudad de Béjar y su comarca han colaborado en distintas ediciones de "Las Edades del Hombre" cediendo algunas piezas de arte sacro como un Cristo Yacente de la iglesia bejarana de Santiago o una cruz procesional de la parroquia de Candelario.
A pesar de todo, desde Béjar no se pierde totalmente la esperanza ya que la Fundación de esa exposición ha organizado otras muestras en sedes no catedralicias como Ponferrada e, incluso, en el extranjero con sendas exposiciones en Nueva York y Amberes, en Bélgica.


De todos modos, será el patronato de esa Fundación el que tenga la última palabra, junto con la consejería de Cultura de la Junta de Castilla y León.



=============================================================

Mi opinión:
Si algo tengo claro de esta historia es, que Béjar para el clero Católico Apostólico y, del señor Rouco Varela, Béjar no es más que un pueblo de la comarca de Plasencia. Lastima que en lo político no fuese igual, que otro gallo cantaría a esta pequeña ciudad serrana especializada en emigración y parados.

¿Qué en Extremadura también hay parados? ¡To…! y en Cataluña y en Euskadi y en las distintas nacionalidades y autonomías de este estado también, pero las ayudas no son en todos los lugares iguales. Que se lo pregunten a los jóvenes bejaranos que quieren emanciparse, acceder a un piso en Béjar es imposible, sin embargo en Plasencia y el resto de Extremadura lo tienen muchísimo más fácil.

Las Edades del Hombre han viajado por las distintas catedrales de la comunidad, eso sí, con el consentimiento del Patronato; pero que casualidad que para pedir prestadas algunas imágenes de nuestra comarca, el Patronato callaba como unos zorros.
Vamos a ver, ¿Béjar a que comunidad autónoma, nacionalidad o, como coños queramos llamarl a esta cosa pertenece? Es cierto que de gobernar la Junta de Castilla y León el PSOE, este problema no habría que planteárselo. Los impuestos de los bejaranos también han servido para financiar esta exposición, pero está claro que los amigos de Alejo no permiten que estando Cipri [que es algo rojo] de alcalde, se apunte el tanto. Hablando de Cipri, alcalde, hágaselo mirar, en el mes de noviembre el paro en Béjar subió otra vez.

¡Que nos apostamos que el PP bejarano echa la culpa de que Las Edades del Hombre no vengan a Béjar a los socialistas? Cosas peores han dicho.

Propongo se invite a la curia béjarana, especialmente a los “Padres Teatinos” para que influya en el asunto, y depaso ¿Para cuando una exposición de los Años de Inquisición de la Iglesia en Europa? Igual esto en Valladolid, ni D. Rouco, estén interesados por el tema. Demasiada sangre de herejes derramada.