lunes, 26 de enero de 2009

Para contestar al Xenófobo anónimo anterior


Estimado “anónimo”:

Por tu carácter de persona oculta, es decir, que no da la cara, estaría en mi perfecto derecho de rechazar tu comentario y no haberlo dado a conocer, pero incluso ocultándote no quiero que pienses que aquí se censura a nadie.

Para comenzar quiero decirte que no has leído este Blog, de igual manera que en su día criticaba las cosas que, según mi forma de pensar, hacia D. Alejo Riñones, ahora que en el Gobierno Municipal hay algunos que dicen llamarse de izquierdas, también lo hago. Rogaría revisaras el Blog y luego volvieras a hacer este juicio de valor tan gratuito.

El final de tu comentario dices algo que me suena a amenaza: “y un consejo te voy a dar mas vale que te metas en tus cosas y dejes a Bejar tranquila tu aqui ya no pintas nada catalan separatista de mierda”

¿Qué quieres decir con este “consejo”? ¿Acaso un bejarano emigrado no tiene derecho de preocuparse por la tierra donde nació? ¿Quiénes sois los que decidís esto? Quiero decirte que no eres el primero que lo dice, en su momento, D. Alejo Riñones también criticaba que yo, como emigrante, no tenía desecho para hablar de la tierra donde nací y donde consta como lugar de nacimiento en mi D.N.I. Ahí está las hemerotecas como testigo. Quizá sea causa de una educación deficiente preñada de mucha xenofobia.

Lo de xenofobia viene al caso por lo que tú crees que es un insulto al llamarme “catalan separatista de mierda”. Veras, tengo la suerte que muchos no tienen, tener y querer dos culturas por igual; me halagas cuando me llamas catalán, para mi es un orgullo, igual que cuando me llaman castellano ó Leones, incluso cuando me llaman extremeño, que también por mis venas pasa sangre extremeña.

Dices que soy separatista, bueno, con personas como vosotros, como tú, no me importaría ser separatista, pero por fortuna no sois los más y, por ello, tampoco me afecta.

Así no iremos demasiado lejos, con personas que tienen el germen la maldad y la xenofobia tan arriesgada, no se puede hacer país.