martes, 15 de abril de 2008

Odiosas comparaciones











Celestino Corbacho Chaves nació en Valverde de Leganés, provincia de Badajoz, el 14 de noviembre de 1949. Político catalán, como tantos otros emigrantes, nacido en Extremadura. Emigró a Cataluña en su infancia, que yo conozca ha trabajado en el sector de la decoración algún tiempo, los suficientes mientras destacó en el PSC. Hasta su designación como Ministro de Trabajo e Inmigración, ha compatibilizado los cargos de alcalde de Hospitalet de Llobregat (Barcelona) y Presidente de la Diputación Provincial de Barcelona. Este último desde el 22 de abril de 2004 cuando sustituyó al ex-alcalde de Cornellá, primer secretario del PSC y Presidente de la Generalitat de Catalunya José Montilla, cuando fue nombrado ministro de Industria, Turismo y Comercio.

Desde que entró como diputado provincial en 1983 mantuvo el cargo de vicepresidente primero de la Diputación de Barcelona. Fue concejal desde 1983 ostentando la tenencia de alcaldía, el cargo de portavoz, ponente de urbanismo, responsable de Programación y Planificación y responsable de Presupuestos Municipales.

Fue alcalde de Hospitalet de Llobregat desde el 13 de mayo de 1994 hasta el 12 de abril de 2008, año en que fue nombrado ministro. Celestino Corbacho Chaves, milita en el Partit dels Socialistes de Catalunya desde el año 1976, es miembro de su Comisión Ejecutiva y Secretario de Política Local y Territorial. También forma parte del Comité Federal del PSOE, donde se integró en el año 2000 y participó en el 35 Congreso Federal donde salió escogido Secretario General del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, actual Presidente del Gobierno de España.

Esto es en línea generales las virtudes que adornan a nuestro nuevo ministro de Trabajo e Inmigración Sr. Corbacho. Como podemos observar un perfil paralelo al actual Presiden de la Generalitat Sr. Montilla. Vamos que eso madrugar para fichar en un puesto de trabajo que no sean Ayuntamientos, Diputaciones etc., no se hizo para ellos.

Zapatero la ha vuelto a cagar, ha cambiado un Mercedes por un 600. Así es la política, a la que te descuidas un poco, te la clavan. No se para que le ha servido su preparación académica a Jesús Calderas con dos ó tres Licenciaturas a sus espaldas y su experiencia política.

Desear que esa nueva “Fundación socialista” no se convierta en un cementerio de elefantes.

Que sea para bien, ex-ministro




(Publicado: www.bejarnoticias.com)