miércoles, 27 de febrero de 2008

No a la violencia


La democracia es antagónica a la violencia, sea como sea y venga de donde venga. Leyendo las noticias de Béjar veo que algunos militantes del PP, mientras procedían a la pegada de carteles electorales, han sufrido una series de agresiones físicas por parte de unos encapuchados. Esto nada tiene que ver con la democracia. La democracia es otra cosa, es el respeto al prójimo. Recuerdo muy bien las agresiones sufridas en las anteriores alecciones municipales en la sede del PSOE y alguna otra en la del PP. Quizá aquellas agresiones nada tengan que ver con estas de ahora; de todas maneras esto nos demuestra que en Béjar hay alguna persona que no le gusta vivir en democracia.

La violencia también puede darse en forma verbal; sin ir más lejos el otro día, en el debate televisivo llevado a cabo por los lideres de los dos partidos mayoritarios, el Sr. Rajoy, representante del PP, agredió verbalmente en varias ocasiones al Sr. Zapatero representante del PSOE y Presidente del Gobierno. Está claro que no es igual lo sucedido a los militantes del PP bejarano, que haciendo uso de su libertad, pacíficamente, se dedicaban a la pegada de carteles electorales mientras unos energúmenos indeseables les agredían, con los excesos verbales de alguien que desea llegar al poder y para ello no duda en insultar a su adversario, como si el debate lo estuvieran haciendo un par de parroquianos en la desgraciadamente desaparecida “Bodegas Las pulgas”.

La democracia es otra cosa. Es, respetar al adversario político, respeto a las minorías, ¿qué excusa hay para que en el famoso debate no asistieran todos los representantes de los partidos que representan el arco parlamentario? ¿por qué únicamente debatieron el PSOE y el PP? ¿esto es una verdadera democracia? Cada uno que saque sus propias conclusiones, yo lo tengo claro.

Si por algo me he identificado siempre, ha sido por mis comentarios, quizá algo agrios, pero era mi libre opinión, hacia la forma de gobernar de Alejo Riñones, pero en estos momentos y como demócrata, quiero decirle que tiene mi solidaridad ante unos hechos tan abominable. Ante todo está el respeto a las personas se tengan la ideología que se tenga.

Deseemos que estos atentados a la democracia no vuelvan a ocurrir por el bien de todos.
(Publicado en: www.bejarnoticias.com)