lunes, 28 de enero de 2008

¿Hay quien de más?



Son los antiguos charlatanes que regresan para embaucar al personal. Con sus repetitivas letanía embaucaban a los humildes parroquianos: "Señores, por duro, cinco pesetillas de nada, les ofreció esta maquina de escribir estilo-fabrica, única en el mercado español, pero además , de regalo, se van llevar Ud. este par de peines de autentico carey. Y no queda aquí todo, para las frías noches del invierno serrano, les ofrezco esta manta catalítica fabricada en Palencia. Y todo ello por cinco miserables pesetas".

Algo parecido es el bochornoso espectáculo que estos días nos están ofreciendo los charlatanes políticos que piensan que somos como minimo, gilipollas.

Cada día estoy más arto de la política, aquí cada cual va a lo suyo; mariquita el ultimo...

Estos días que mi animo está bajo mínimos, escuchar a estos espabilaos -TODOS- me dan una profunda animadversión y un fuerte desengaño.


No es esto compañeros, no es
por lo que murieron tantas flores,
lo que lloramos tantos anhelos
Quizás debamos ser valientes de nuevo
y decir no, amigos míos, no es esto
No es esto compañeros, no es esto,
ni palabras de paz con barrotes
ni el comercio que se hace con nuestros derechos,
derechos que son, que no hacen ni deshacen
nuevos barrotes bajo forma de leyes.
No es esto, compañeros, no es esto;
nos dirán que hace falta esperar.
Y esperamos, bien es cierto que esperamos.
Es la espera de los que no nos detendremos
hasta que no sea preciso decir, no es esto







(LLuis LLac)