lunes, 7 de enero de 2008

Que ingenuos fuimos algunos...

En el asunto de “El Rincón de la Condesa” nos la metieron doblada.

Ingenuidad preñada de deseo para dar salida a este moribundo pueblo serrano dominado por cuatro “listos”.

Ilusiones pateadas por la ambición de los de siempre, los que comercian con los sentimientos de las personas de buena fe. Ayudados por hipócritas que predican sensibilidades de izquierda, y cobran con la derecha. La etica de alguno se la pasan por el culo.

Ni hay hospitales, ni centros de formación, ni leches... campo de golf para el disfrute de pocos y mucha especulación.

¡Puta especulación!

Esto no tiene arreglo, y el partido que gobierna la ciudad, más roto que los pantalones de Charlot y sin ideas para tirar esto adelante.

¡¡¡Joderr que tropa!!!