martes, 18 de diciembre de 2007

Esclavos de la moda


Hace años vengo denunciando el desamparo que el sector textil viene sufriendo por parte de quienes tendrían la obligación de haber protegido el sector y no lo hizo. Me refiero a los distintos gobiernos del estado español, los distintos gobiernos de las Comunidades Autónomas y los gobiernos de la Unión Europea.

En ocasiones he hablado sobre la inutilidad del llamado plan para las ayudas al textil, plan que vino de la mano de nuestro querido Ministro de Trabajo y, del no tan querido, Ministro de Industria, el hoy President de le Generalitat, José Montilla. Está claro que si Montilla participaba de ese plan, la cosa nunca podría salir bien. Este hombre no acierta ni equivocándose.

La destrucción del textil en España y Europa tiene principalmente un culpable: las IMPORTACIONES extracomunitarias. Los que tenemos que vivir del textil por que no sabemos hacer otra cosa, conocemos bien la historia, la masiva entrada en Europa de productos textiles, procedentes principalmente de Asia, han producido la ruina del sector en toda Europa, muy especialmente en Italia y España. Estos productos entran en Europa sin control alguno, la prueba la tenemos en los millones de prendas de marca falsificadas, producidas en Asia, que requisa la policía. El control fiscal en los almacenes regentados por personas procedentes de China, y dedicados a la venta de artículos textiles al mayor, cuando menos es deficiente, por no decir inexistente.

La solución no es sencilla, al menos a largo plazo, mientras en los países productores de artículos textiles continué la esclavitud, Europa y occidente, continuará abasteciéndose de artículos textiles baratos, perjudicando de esta manera la industria interna. Esta es la hipócrita política de occidente, exigen respeto de los derechos humanos cuando les interesa, mientras miran hacia otro lado cuando de su propio beneficio se trata. Los trabajadores y algunos industriales del textil en España, como en el resto de Europa, subsistimos a pesar de sus políticos.

Pero no todos los industriales españoles padecen esta situación, hay algunos que favoreciendo el estado de esclavitud en que se encuentran los trabajadores asiáticos, no han dudado en trasladar hacia estos países la mayor parte de su producción, eso cuando no toda. ¿Qué quienes son estos “negreros”, pues señores, los conocemos todos, sus establecimientos están instalados en todas las ciudades importantes del país, y en sus establecimientos se producen verdaderas aglomeraciones para comprar productos procedentes de la opresión.

¿Dónde están las ayudas al textil que nuestro querido paisano Ministro de Trabajo, Jesús Caldera, y el nada querido ex alcalde de Cornellá, prometieron en su día? Igual los empresarios que envían a China, India, etc., sus producciones, saben donde están, las pequeñas empresas textiles que sufrimos la crisis en nuestras propias carnes, no lo sabemos.