domingo, 4 de noviembre de 2007

La confianza no es ciega

La confianza que los ciudadanos depositan a los partidos político, y que cuada cuatro años se refrenda en forma de voto, cada día es más valiosa, cuesta más conseguir. Zapatero lo sabe bien, sabe que en Catalunya está perdiendo las próximas elecciones, por ello su visita sorpresa el pasado fin de semana. Zapatero puede dar estas próximas elecciones practicamente por perdidas, ni siquiera los más fieles militantes trabajadores del Baix Llobregat le apoyarán, solo un milagro haría que esto no fuera así, pero ya sabemos que los milagros son un camelo. La impresión que se tiene en el Baix Llobregat y en la mayor parte de esta plural Catalunya, es que Zapatero nos ha vendido. No ha cumplido sus promesas electorales, ha recortado el Estatut hasta dejarlo en “Est”, ha abandonado las comunicaciones en Catalunya, al igual que lo hicieran los anteriores presidentes de gobierno: Felipe González y José Maria Aznar. Y lo más sangrante de todo, ha tirado a la basura la experiencia política del Presidet Maragall [con la dignidad no ha podido] poniendo en su lugar a un incapaz que lo único que hizo siempre fue trepar entre despachos por las cimas del partido.
¿Qué tiene esto que ver con Béjar? No se si mucho o poco, pero puede valer para que la Agrupación Socialista Bejarana no caiga en algunos errores. Pienso que el Equipo Municipal de Gobierno, en el poco tiempo que llevan ejerciendo como tal, ya han cometido algunos errores. Están ahí por la voluntad de quienes les ha elegido, y les eligieron porque estaban hartos de la política ocultista de un aficionado a la magia. Nada por aquí... nada por allá, y nada por ningún lado!. El alcalde sabe lo que es estar en la oposición con Alejo gobernando la ciudad, pero de eso hace tanto tiempo que ya no debe de acordarse; luego, en los últimos años de la travesía solitaria, no se distinguió precisamente por dar la cara, el férreo trabajo diario, que fue el motor de la victoria socialista de ahora, lo hicieron otros. Los insultos, amenazas, malos tratos, etc. No los recibió el actual alcalde, los recibieron en sus carnes el anterior grupo socialista en la oposición.
Algunos incautos pensábamos que había llegado la hora de limpiar la casa, que era momento de la AUDITORIA necesaria para que los bejaranos, que durante tantos años vieron como se estaba gobernando, pudieran comprobar en que se habían gastado sus impuestos. Repito lo incauto que fuimos algunos. De seguir así igual a D. Cipriano le va a ocurrir como al presidente Zapatero, muchos de quienes le votaron y animaron a que les votaran optarán por retirarle la confianza que un día pusieron en ellos.
Tener buen talante es bueno y necesario en política y en cualquier orden de la vida, pero antes que el talante está el compromiso con quienes te han llevado donde estás. Me temo que comienza haber descontento en el PSOE bejarano, ellos verán lo que hacen y por lo que han optado.
A pesar de los pesares, que decía Goytisolo, Zapatero no contará con mi voto en las próximas elecciones, únicamente un milagro, de esos que como dije antes no existen, podría cambiar mi voluntad. Deseo que el alcalde del pueblo donde nací, reflexione, que recuerde por lo que se trabajó en la época anterior y no defraude a sus votantes, que en definitiva son los que le han puesto donde está.

Que así sea.


Publicado en: http://www.i-bejar.com/opinion/desideriohernandez/