miércoles, 17 de octubre de 2007

De José Luis a Josep Lluís



Lo de ayer fue esclarecedor, algunos ya lo sabíamos, bueno, en esta Catalunya plural lo sabíamos casi todos: los nacionalistas españoles no aceptan Catalunya y, los no nacionalistas, no la comprenden.

Partamos de la base que Catalunya está compuesta al 50% [más o menos] por nacidos en esta tierra y otro 50%, [mi caso] por personas venidas de otros lugares de este estado pluricultural y de otros lugares del planeta. La integración el la sociedad catalana es fácil, la única traba que puede tener el recién arribado del resto del estado, pudiera ser, encontrarse con una sociedad bilingüe.

El catalán, al igual que el castellano, italiano, portugués, gallego, etc. es una lengua que proveniente del latín, por lo que a los castellanos hablantes aprender catalán no entraña ninguna dificultad. El bilingüismo en Catalunya es algo natural; tampoco se discrimina a aquella personas que no hablan el idioma autóctono, ese bulo tan extendido es cosa de extremistas de la derecha nazionalista española, es claro que no hay regla sin excepción y, pudiera ser que como en los garbanzos, hubiera alguno que disturbe el cocido. Eso es una excepción reprobada por la inmensa mayoría.

Josep Lluís Carod i Rovira ayer en la TV publica no hizo otra cosa que un ejercicio de coherencia con sus ideas. Políticamente discrepo con las ideas políticas de Sr. Carod y de E.R.C, pero ayer no me quedó otra que aplaudir su coherencia. El nombre de Carod es Josep Lluís, así lo atestiguan sus documentos españoles, la respuesta que ayer dio a este paisano de Castilla León fue clara y concisa. “No me llamo José Luis, mi nombre es Josep Lluís”.

Josep Lluís Carod i Rovira no dijo nada que no venga diciendo desde hace muchos años, lo que ocurre es que esta verdad, su verdad, no gusta en algunas latitudes del estado. España no es uniforme, no es UNA GRANDE LIBRE, eso quedó en nuestro pasado reciente. España está compuesta por 17 comunidades distintas entre si.

Veo con preocupación como la juventud en Catalunya cada día acrecienta más su fobia por todo lo que huela a España, me duele, pero el semillero no está en esta tierra, no, este plantel lo cuida muy bien el nazionalismo español. El PP y los obispos sabe mucho de esto

Que pena de país donde algunos de sus ciudadanos discriminan a una parte muy importante de su territorio por el simple hecho de tener una cultura distinta. Lo que debería ser motivo de orgullo, se convierte en motivo de odio.

¿La solución?

Parece que hay dos:

1º La III Republica Federal Española


2º La secesión de Catalunya del estado español

Particularmente prefiero la primera

Salud


'Yo me llamo como me llamo aquí y en la China'