lunes, 15 de octubre de 2007

Cien días de gobierno municipal


Los cien días de Gobierno Municipal Socialista para la derecha bejarana, con su líder carismático al frente, fueron un desastre. Es normal que para ellos así sea, cualquier cosa que hiciera el nuevo equipo surgido de las urnas, para quien un día pensó que esta ciudad le pertenecía, estaría mal hecho. Está claro que cuando un nuevo equipo accede al poder, tiene que asumir algunas iniciativa que el equipo saliente ya tenia en ejecución o en firme proyecto. Parece ser que según el Sr. Riñones, lo que el anterior equipo había proyectado y estaba ejecutándose o, pendiente de ejecutar, también fue una pifia. En política es normal que esto se produzca, más, cuando estamos hablando de un “político” sin preparación, hay que ser torpe con los años que este individuo lleva en política, que no sepa encajar una derrota electoral.
Desde la distancia es difícil hacer una valoración sobre estos cien días de mandato socialista, para valorar lo que fueron estos cien días, los emigrantes [como es mi caso] únicamente tenemos los medios de comunicación para formar nuestro criterio, aunque hay que decir que los tres medios informativos digitales bejaranos [I-Béjar; Bejarinformación; bejar.biz] nos ofrecen una excelente información diaria de lo que ocurre en nuestro pueblo, creo que no es suficiente. No obstante voy a dar mi opinión Sin Concesiones. Estos cien días de gobierno socialista no me han gustado. Creo que Cipriano González ha tenido buena voluntad, en un principio pecó de “pardillo”, lo habíamos observado en campaña, con el PP bejarano no se puede ir con paños calientes, no van por derecho, lo suyo es otra cosa. Tuvo la mala fortuna, D. Cipriano, de coincidir su nombramiento como alcalde, con el despido de algunos trabajadores de hilaturas, esta ocasión podía haber sido idónea para dejar claro una forma distinta de hacer política social, pero al nuevo alcalde erró, se le fue de las manos, no tuvo la delicadeza de llamar a estos despedidos al Ayuntamiento para ofrecerles su solidaridad, es decir, hizo lo mismo que durante tanto tiempo había hecho Alejo Riñones, ignorarles. Al día de hay no se si se habrá reunido con estos despedidos, se que con algunos si lo ha hecho a titulo personal. Para un alcalde socialista lo más importante es hacer una política social, si no es así, podrá ser alcalde, pero traiciona la ideología por la que fue elegido, creo que Cipriano en este sentido no ha comenzado bien. Tampoco tengo claro lo ocurrido con Textil Navazo, la cosa no está clara, no se si los obreros están en paro o continúan en nomina con la nueva empresa de paneles solares.
Hay algo que en estos cien días he echado en falta: el anuncio de una auditoria en el Ayuntamiento. No vale con sacar los desahogos del anterior alcalde y, sus compañeros de consistorio, fragmentado en capítulos, son muchos lo bejaranos que quieren saber en que se han gastado los dineros que hasta las arcas municipales llegaron en millones procedente de los impuestos de los bejaranos y de las subvenciones.
La relación con los medios de comunicación tampoco creo sea al fuerte de este nuevo equipo socialista. El alcalde es el principal responsable del ejecutivo y es prácticamente al único que escuchamos, pero los distintos ediles también son responsables de sus parcelas y no estaría demás que de vez en cuando dieran la cara ante los medios de comunicación.
Que decir de la entrega de los “Premio a la Libertad 07” creo que este año no estuvieron a la altura, precisamente este año, cuando los premiados eran para la asociación salmantina “Salamanca Memoria y Justicia” y cuando los socialistas habían recuperado el Ayuntamiento bejarano. Parece como si la Agrupación Socialista Bejarana no tuviera ganas de celebrar este homenaje, ha pasado desapercibido, sin pena ni gloria. Que diferencia con años anteriores. Aquí si que no me duelen prendas calificar esta gestión: SUSPENSO.
Estos cien días también tuvieron cosas buenas, la cercanía de Cipriano a los ciudadanos de Béjar. Se preocupa por los problemas de los ciudadanos sin discriminación, sea el barrio que sea, Cipriano hace suyo el problema hasta solucionarlo. Están comenzando, hay tiempo para reconvertir esos errores, estoy seguro que lo harán, por el bien de esta ciudad y de sus habitantes. Como se hecha en falta el espirito del anterior Grupo Municipal Socialista en la oposición.
(Publicado 15-10-07 en: http://www.i-bejar.com)