jueves, 24 de mayo de 2007

Jugarse el futuro



Es mucho lo que se juega la ciudad de Béjar en estas elecciones municipales y autonómicas, nada menos que su futuro. Todos sabemos que Béjar no resiste más un nuevo mandato de Alejo. Volver a confiar en él seria la puntilla para esta ciudad que aun le queda un hilo de esperanza. Alejo Riñones, con diferencia, ha sido el peor alcalde de toda la historia reciente de la ciudad de Béjar, ha gestionado el municipio como quien gobierna su finca particular y así nos ha ido. Los constantes errores nos ha venido demostrando que Alejo no está capacitado para ejercer como presidente del consistorio bejarano, diría más, creo que no está capacitado ni para ejercer como presidente de una comunidad de vecinos. Sería inacabable el listado de equivocaciones cometidas en estos últimos 12 años a cargo del sufrido contribuyente, que es quien al final paga las facturas de las equivocaciones del alcalde. Las sentencias condenatorias en contra del Ayuntamiento que él representa son múltiples; en ocasiones la justicia ha tenido que rectificar las arbitrariedades cometidas por el alcalde como en el penoso caso del matadero de Palomares.

Los ciudadanos de Béjar al fin se han dado cuenta de la incapacidad de esta persona para ejercer un puesto que le viene grande, y es natural que le venga grande el cargo de alcalde de la ciudad de Béjar, a una persona sin preparación para ello. Alejo está entre las cuerdas, es tal el miedo del PP que han intentado impugnar la candidatura que lidera Raúl Hernández (UPS) por no ajustarse, según ellos, a los criterios de proporcionalidad entre hombres y mujeres. Es claro que los votos que consigan los seguidores de Raúl Hernández, restarán en su mayoría votos del PP. A propósito de Raúl Hernández. Es curioso como tras el anuncio de Raúl como cabeza de lista de UPS, la empresa donde trabajaba desde hace diez años y que al parecer factura algún tipo de servicio al Ayuntamiento, le ha dado el finiquito ¿represalias? Alejo lo niega, pero que quieren que les diga, yo a D. Alejo no me lo creo. Vamos que después de lo de Alditex y los “trepecientos” puestos de trabajo fantasma que sirvieron para ganar las anteriores elecciones, yo a este hombre no le he vuelto a creer.


Como emigrante no tendré ocasión de elegir a ninguno de los candidatos que se presentan por Béjar, pero si tuviera la oportunidad de hacerlo, mi voto lo tendría claro, iría para Cipriano González (PSOE). La verdad es que me hubiese gustado que en Béjar al igual que en el resto del país, el PSOE y IU fueran juntos en estas elecciones. Ya se que esto es imposible, demasiados intereses, pero estoy seguro –sin conocerles- que las diferencias ideológicas entre Cipri e Isabel López son mínimas. No me atrevo hacer una quiniela, pero seguramente mayoría absoluta no vamos a tener ningún partido, pero si llegara haberla, me encantaría que esta mayoría la obtuviese el PSOE. Ideológicamente este partido defiende los intereses de la mayor parte de los ciudadanos de Béjar: estudiantes; trabajadores; amas de casa; funcionarios; jubilados; emigrantes, etcétera, son la razón de ser del socialismo. Las diferencias sociales, a pesar que algunos las nieguen, continúan existiendo en este país. No tiremos piedras contra nuestro propio tejado y votemos lo que más interesa a esta ciudad y a sus ciudadanos. Ha llegado el momento del cambio. Votar por el cambio es votar por el futuro de Béjar. Como quiera que sea desear que la jornada del 27 transcurra en paz y armonía entre los seguidores de las distintas formaciones y que el resultado de estas elecciones traigan a Béjar el futuro que alguno no supo prever.



(Publicado en el mensual Béjar Noticias)