lunes, 19 de marzo de 2007

IGUALDAD

En este mundo nuestro, tan avanzado en lo tecnológico, no es tan moderno para otra cosas, aún existen muchas injusticias en este planeta azul, la discriminación por motivo de sexo es una de ellas. El gobierno español acaba de aprobar la llamada “Ley de la Igualdad”, un paso hacia delante para equiparar los derechos de todos los españoles. Es vergonzoso que algo inherente a la persona humana, como debería ser la igualdad entre personas, tenga que regularse por ley. La discriminación de la mujer se produce por que el varón no admite renunciar a sus privilegios ancestrales. También es cierto que algunas mujeres, facilitan y fomentan la practica sexista mediante la educación machista a los jóvenes.

Un sociedad más igualitaria, más justa y más solidaria, como demanda la nueva ley, es lo que se necesita para alcanzar la igualdad entre los seres humanos; que ninguna persona quede discriminada por motivo de sexo, raza, religión, etc.,etc. Es claro que si el PP gobernara en este país esta ley no hubiera visto la luz. Para estos “liberales” de nuevo cuño, las mujeres son completamente distinta a los hombres por el hecho de que en ellas se produce el milagro de la vida (?) Para el PP la discriminación positiva es injusta. Ellos prefieren la mujer en el hogar, el descanso del guerrero, que fomenta la moral Católica Apostólica Romana. Para esta gentuza de la derecha reaccionaria, el lugar de la mujer está en casa, con la pata quebrada y con el único objeto de procrear. ¿Cómo pueden estos sujetos mirar a sus hijas a los ojos y no sentir vergüenza de lo que están haciendo?

Listas electorales paritarias a todos los órganos de representación directa y de la Administración. Aquí les duele a más de uno. Los que están aferrados a los cargos públicos, gracias a ser incluidos año tras año, elección tras elección, en una lista electoral que les permite continuar medrando. Con el gobierno de Zapatero tenemos el primer gobierno paritario de toda la historia, algo se ha avanzado, pero el presidente y la mayoría que encabezan las listas del PSOE, son hombres. Queda mucho camino por recorrer y son las mujeres quienes tienen que empujar, desde las asociaciones feministas, los partidos políticos, los hogares, desde todos los lugares, con el mismo espíritu que lo hizo Clara Campoamor y que la llevó a fundar la Agrupación Unión Republicana Femenina que tanto luchó por la recuperación de la liberación de la mujer en tiempo de nuestra añorada Republica.

Para que esta lucha a favor de la igualdad consiga sus objetivos, los hombres tenemos que ser solidarios, y no solamente quedar en una solidaridad de boquilla, tenemos que actuar en consecuencia en el cotidiano hacer de la vida diaria. Igualdad quiere decir ser iguales en todos los derechos y obligaciones. La mujer no es la sirvienta del hombre, esto que es tan obvio, parece que hay organismos que no llegan a comprenderlo. Me refiero concretamente a la Iglesia Católica. Para esta iglesia milenaria, la mujeres son personas de segunda división. En el organigrama de poder de la iglesia la mujer es relegada de los cargos importantes, simplemente no cuenta.

Mucho camino que recorrer, pero ya se sabe: “Se hace camino al andar”. si lo hacemos juntos, si caminamos al compás todo será más fácil.



(Publicado en: www.i-bejar.com)