lunes, 26 de marzo de 2007

El callado Procurador Alejo

Es inexplicable como hay algunas personas que llegan a la política como forma de promoción personal, no dudan en jurar relevantes cargos, a sabiendas que no estén capacitados para ejercerlos. Se presentan a las elecciones para que los ciudadanos les votes y, luego, una vez el acta en u poder, no dudan en defraudar esa confianza a quienes les eligieron.

Viene a cuento todo ello por la información que nos ofrece I-bejar.com. Leo el titular: “Alejo Riñones entre los ocho Procuradores que cierran la legislatura sin estrenarse como oradores en el Hemiciclo”. De todos es conocido la dificultad oratoria de nuestro alcalde, pero ello no impide, a la hora de presidir los plenos municipales y en la cotidiana vida diaria, imponerse autoritariamente y lanzar sus déspotas proclamas de conmigo o contra mi. Cuando Alejo fue elegido como Procurador, lo hizo sabiendo que tenia unas obligaciones que cumplir, y que entre estas obligaciones estaba defender la ciudad de la que él al mismo tiempo era su alcalde. Alejo no se presentó únicamente para llevarse el sueldo a fin de mes, creo yo, cuando uno hace su trabajo bien hecho, es lógico sea remunerado, pero este no creo sea el caso, pienso que Alejo no ha hecho bien su trabajo y lo que es peor, no ha tenido voluntad de hacerlo. ¿Qué pensarán los bejaranos que le votaron? Si fuese yo quien le hubiera votado, tendría la sensación de haber sido engañado. Estoy de acuerdo que Alejo no a trasgredido ninguna norma no participando en el Parlamento de Fuensaldaña, pero cuando Béjar y su Comarca esta relegada a la indiferencia gubernamental y somos parlamentarios que representamos los intereses de la comarca, no podemos quedarnos mudos como si con nosotros no fuera la cosa.

Pero no me extraña nada, Alejo es así, ha demostrado su despreocupación por esta ciudad que le acogió sin ningún reparo, y que incluso le encumbró en lo más alto que un político local puede llegar, ser el alcalde de la ciudad donde vive. La generosidad de los bejaranos no ha sido reciproca por parte de este mal político y, a pesar de ello, los ciudadanos de Béjar le continúan votando. ¿Masoquismo? ¡Vete tu a saber! Lo cierto es que el alcalde que un día apostó poner su mano al fuego y perdió la apuesta, en el Parlamento de Castilla León, donde es Procurador, no dice esta boca es mía a pasar de la desastrosa situación en la que esta ciudad se encuentra. Alejo parece que esta más por eso de la meditación trascendental, el contemplacionismo y la relajación de pies descalzos


Que diferencia con el trabajo de la también Procuradora en las Cortes de Castilla y León, Ana Muñoz de la Peña, de cuyo constante trabajo y repetidas intervenciones hemos tenido constancia por medio de la prensa regional. Dos formas distintas de entender la política, unos para salir en la foto y otra para trabajar por los ciudadanos que son en definitiva quienes mantienen el circo.

A dos meses de la renovación del Parlamento no cabe la menor duda a quien tenemos que dar nuestro voto de apoyo si queremos que sirva para algo. Seguro que los bejaranos han tomado nota.


(Publicado en www.i-bejar.com)