sábado, 3 de febrero de 2007

Ideología Indecente


Coincidiendo con el final de enero, nos llegaba la noticia de la no admisión a tramite sobre el recurso del llamado “Caso Secretario”. Éramos muchos quienes intuíamos que, de una manera o de otra, quien un día fuese joven promesa del PP bejarano, terminaría pagando sus delitos. La justicia es muy lenta, pero al final, casi siempre termina llegando. Luis Francisco Martín Hernández, no se si mal aconsejado o, por iniciativa propia, ha intentado por todos los medios retardar el cumplimiento de la condena que pesaba sobre su persona y sobre la de su compañera de partido y alcaldesa del Puente, Soledad Arana. Como quiera que haya sido, lo único que han demostrado, ambos, es su alto grado de indecencia; amoral; indignidad. ¿Que estaban en su derecho el recurrir? no lo pongo en duda, pero cuando un delincuente, sabiendo que ha delinquido, con artimañas intenta retrasar el cumplimiento de su condena por fines políticos, es un indecente.

Las personas que llegan a política lo deberían hacer en base a su ideología. Los ciudadanos preocupados por el bienestar social, que desean una sociedad más justa, defienden el medioambiente y la igualdad entre los seres humanos, suelen afiliarse a partidos políticos desde donde luchar por conseguir esos ideales. Otros acceden a la política como los militares mercenarios entran en batalla: por dinero. Son políticos sin ideología, están al servicio de quienes favorecen su egoísmo personal; los intereses del capitalismo. Estos mercenarios, sin capital ni escrúpulos y de escasísimo patrimonio, no dudan en saltarse las leyes con tal de conseguir sus propósitos. Son políticos sin dignidad ni decencia que lo único que pretenden es enriquecerse a costa de los ciudadanos. ¿Es este el caso?

Alejo, a demás de negar las imputaciones del fiscal, se atrevió, para defender al chaval, poner la mano en el fuego por él; si el alcalde fuese un hombre de palabra, tendría que dar satisfacción a su compromiso. Igual uno de estos días vemos a Alejo en alguna unidad de quemados. Suele comentar D. Alejo que a Luis Francisco le han condenado por trabajar y no está muy desencaminado el Sr. Riñones, Luis Francisco está condenado por trabajar en lo que no debía trabajar. Es, como por ejemplo [salvando las distancias] a mí me da por ocupar la plaza de cirujano en el hospital de mi ciudad y durante varios años manejo el bisturí a diestro y siniestro. Parece increíble que todo un alcalde pueda defender la ilegalidad en unos ayuntamientos por muy de su partido que estos puedan ser; los delincuentes lo son independientemente de su color político. Pero parece que esto es así, dios les cría y . . .

Toda esta corruptela ha salido a la luz gracias a el tesón y el esfuerzo de un admirable ciudadano fiel a una ideología y a un pueblo: Cirilo Hernández. Tener una determinada ideología no conlleva militar en un partido politico, somos mayoría absoluta, los ciudadanos con ideología que vamos por libre. Cirilo Hernández, independiente Alcalde de Bercimuelle, luchador incansable por los intereses ciudadanos. Mis respetos y admiración. Nuevamente ha sido David quien ha derrotado el omnipotente poder del gigante; la razón vence la sinrazón; la humildad se impone a la prepotencia.


Ahora solamente hace falta, para que la justicia termine lo comenzado, que llegue a buen puerto la nueva demanda del alcalde de Bercimuelle, que Luis Francisco devuelva lo cobrado ilegalmente. Quien rompe paga y se lleva los vidrios rotos. Desear éxito al alcalde de la pedanía, seguro lo tendrá, la razón está de su lado.


(Publicado en:
http://www.bejarnoticias.com/)