viernes, 12 de enero de 2007

Hasta siempre compañero



Catorce años hemos compartido vida en común, Luna, tú y el resto de la familia. Tu presencia imponía respeto a quien no tenia el placer de conocerte. Porque conocerte, querido amigo, ha sido un verdadero placer. Aun recuerdo el día que nos conocimos, solamente tenias unos días de vida y ya nos hicimos camaradas.
Espero haber sido para ti lo que tu fuiste para mi: fiel hasta la muerte.



Hasta pronto