sábado, 6 de enero de 2007

Alejo,ese hombre


Con motivo de los 25 años del golpe de estado franquista, el director de cine y, a lo que parecía, adicto al régimen fascista, José Luis Saenz de Heredia, rodó una película utilizando para ello material fílmico perteneciente a la primera mitad del siglo pasado.
El largometraje no dejaba de ser un vomitivo bodrio y lo único que lograba, a más de dormir al respetable, era enaltecer el ego de los fascistas seguidores del régimen asesino. Este asunto, que así de entrada parece no venir a cuento, tiene que ver con lo que está ocurriendo en esta serrana y cada vez más deshabitada ciudad y con el alcalde que preside el consistorio. Lo único que le queda a Alejo es hacerse una película a modo de Franco y ponerse una estatua en La Corredera. Pero no nos desanimemos que todo se andará, todavía hay incautos que vitorea sus éxitos y continúan apoyándole. Este mal alcalde, el peor de la historia de Béjar, como no sabe por donde salir de este laberinto donde se ha metido, no hace mejor cosa que intentar falsear la realidad y mentir.
Al parecer, según podemos leer en Bejarnoticias (no se que ocurre últimamente con el PSOE, sus propuestas no nos llega a los ciudadanos igual que antes, lo mismo es la distancia, la ideológica, quiero decir, que la física continua siendo la misma) el grupo socialista a través de una enmienda a los presupuestos generales de 2007 de Castilla y León. Los socialistas habría presentado un plan de reconversión y dinamización para la ciudad de Béjar y su comarca, enmienda que inmediatamente fue rechazada por el grupo de la derecha. En fin, lo de siempre, todo lo que sea hacer frente al ocaso de este pueblo, al facherio regional no le interesa y es rechazado por su apisonadora reaccionaria. Pero claro, como esto es algo que si llega a saberse en Béjar podría restar algún voto de los incondicionales del redil, al alcalde no le queda otra que intentar escurrir el bulto de la mejor manera que sabe: “la culpa es del ministro bejarano”. La culpa, como no, del ministro Caldera.
Para el responsable político de la ruina de esta ciudad, Alejo Riñones Rico, “el PSOE pide cosas que no se pueden conseguir”, así de claro. Pedir un plan de reconversión que frene la sangría de ciudadanos y que permita una revitalización par esta comarca, según este individuo es algo que no se puede conseguir, que lo consiga la oposición que para eso su partido gobierna el estado. Pero vamos a ver, D. Alejo, ¿Ud. sabe lo que se trae entre manos? Pues parece ser que no, la propuesta que el Grupo Socialista hizo ante el parlamento autonómico, es algo cuyas competencias atañe únicamente al parlamento Castellano-Leones, del que creo es Ud. miembro de pleno derecho y renumeración acorde con el cargo que ostenta, pero, visto lo visto, no con lo obtenido, al menos para esta que debería ser su ciudad y que al menos le paga sus DIETAS.
Que se enteren todos, Alejo Riñones Rico, por el momento y, por desgracia, alcalde de Béjar, ha rechazado una propuesta que pretendía, a demás de frenar el éxodo de los bejaranos hacia otros lugares, importantes mejoras en educación, sanidad, y demás mejoras sociales para Béjar y su comarca. El Equipo de (des)Gobierno Municipal de la ciudad de Béjar, en vez de proteger la ciudad, como seria su obligación, defiende la destrucción de la misma, condenando, en el parlamento autonómico, el endémico ostracismo al que el PP viene sometiendo la que un día fue una prospera ciudad textil.
Once años de dejación, vagancia, incompetencia, ineptitud, mangoneo, ¿hasta cuando? La solución la tienen los bejaranos que sufren en sus carnes todos estos agravios. De vergüenza.



(Publicado en: http://www.bejarnoticias.com/