martes, 19 de diciembre de 2006

Solidaridad en las aulas














Reconfortante leer noticias como la que viene publicada hoy en www.i-bejar.com “El Colegio Filiberto Villalobos organiza un mercadillo solidario” Los chicos aprenden al tiempo que practican una asignatura importante para el ser humano: Solidaridad. Alguien lazó la idea que fue aceptada por el centro, a continuación, los alumnos, ayudados por profesores y padres, fabricaron con sus manos los objetos que serán vendidos para materializar esa ayuda. Y por ultimo, la intima satisfacción que nuestro espíritu experimenta cuando nos damos a los demás. Y todo ello dentro de la norma de las tres “erres”: “Reducir; Reutilizar; Reciclar. La Fundación Vedruna” será la encargada de la distribución en Filipinas de la solidaridad de los alumnos del Filiberto Villalobos.

Intima satisfacción produce ver como las raíces de nuestro pueblo continúan nutriéndose de ese alimento que siempre tuvo. A pesar de los pesares el carácter de nuestras gentes continua ahí, entre montañas, junto Cuerpo de Hombre, río que durante años fue fuente de riqueza.

¿Habrá mejor manera de celebrar una navidad? Lo dudo. En el subconsciente de estos chicos seguro ha de quedar fusionado solidaridad y fiesta. Que las fiestas solidarias son más fiestas, coño.