domingo, 3 de diciembre de 2006

Libertad de expresión para Béjar-FM



Alejo tiene miedo a la libertad de expresión. Es curioso, padece del mismo mal que la mayoría de autócratas gobernantes que en el mundo ha habido. Recuerdo bien un gobernante, fallecido ya, que se hizo con el poder por la fuerza que le dieron las armas del fascio europeo, que tampoco le gustaba la libertad de expresión. A la muerte del general asesino, parecía que las cosas habían cambiado en esta piel de toro y realmente así ha sido en la mayoría de lugares de ese maravilloso y, diverso, país de países. En Béjar no, mi estimado paisano, en el país del calderillo, el Sr. Alcalde, individuo cuya prepotencia no intenta disimular, anda envuelto en eso de pretender poner bozales a una emisora de radio porque según él: “para abrir una emisora o, para abrir cualquier establecimiento y, gusotros lo sabis mejo que nadie porque trabajais en los medios de comunicación, hace falta una serie de decumentación”

Efectivamente Sr. Alcalde, por”decumentaciones” que no quede. Béjar-FM está presuntamente -¡ojo notario, presuntamente!- siendo boicoteada desde el poder municipal que ejerce este hombre, único responsable de practicar la política de bazos cruzados, que ha producido la masiva huida de los bejaranos hacia otros lugares y de esta manera poder subsistir con dignidad lejos de los suyos.
Responsable del abandono en que se encuentran los históricos edificios industriales, los mismos que un día dieron cobijo a las prosperas empresas textiles bejaranas conocidas en todo el mundo por su prestigio.

El mismo alcalde al que se le está derrumbando buena parte de lo que un día fue su casco urbano y, que ahora, gracias a su política de mirar hacia otro lado, algunas calles se están convirtiendo en zonas marginales. De esto no se preocupa el alcalde, esto le trae al pairo, lo importante para él, en estos momentos, es que Béjar-FM no comunique la realidad de lo que ocurre en la ciudad serrana. Béjar-FM y, Alejo, están echando un pulso, unos, asistido por el derecho que les da saber que lo único que hacen es ejercer su sagrado derecho de expresión en servicio del ciudadano, mientras que el otro, el elegido democráticamente, frente a este sagrado derecho de expresión, pone su particular ley: “la ley del embudo”. Por cierto, ¿qué “decomentacion” tienen los curas de El Castañar para tener instalados los repetidores de la cadena de los obispos? Pues va a ser que no los tienen, Alejo, y llevan años propagando las consignas de la vieja derecha española.

Respete la pluralidad de ideas, alcalde, la constitución nos garantiza libertad de expresión para todos los ciudadanos. Que no sea una póliza o, un timbre, quien lacre la boca a otras ideas distintas a las imperantes en esta pequeña ciudad. Permita que Béjar-FM comparta espacio radioeléctrico con las demás emisoras y que su voz sea escuchada más allá de nuestra sierra; igual con algo de suerte y, buena propagación, su sintonía pueda llegar hasta este mediterráneo donde tenemos nuestro nido algunos de los que tuvimos que dejar las montañas para venir al mar.

El próximo día 15 de diciembre, a las 19 horas, en el Convento San Francisco, hay convocada una concentración convocado un acto para revindicar la libertad de expresión y en apoyo de esta emisora de radio. Por razones obvias no podré asistir a dar apoyo personalmente a Béjar-FM, valga desde este espacio de libre expresión mi fraternal apoyo.

(Articulo publicado en:
http://www.i-bejar.com/)